De todas formas, quiero que sepas que te considero inocente porque, como dijo Ortega y Gasset «Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo». Por tanto, cada uno es uno más sus circunstancias, y las tuyas entiendo son un muro insuperable. Naciste obligada a vivir así, bajo una extrema dependencia de lo material, la cual justificas como positiva aludiendo al placer que te produce y a tus derechos sobre los demás por ser superior, pero lo cierto es que no tiene justificación. Eres una víctima.