Eres el limón que amarga mi vida, pero sin ti mi encebollado no tendría sentido