¿Lo entiendes? Ese es cerrojo que la vida ha puesto entre tú y yo para mantenerme alejado de ti y hay que respetarlo… por algo será. Yo sería incapaz de vivir como tú lo haces, solo por respeto a aquellos que se pudren en la más absoluta miseria. No necesito pasearme por las playas paradisíacas de medio planeta, ni tampoco viajar a Jamaica, ni vivir de las rentas de un ingente patrimonio inmueble, no me da miedo trabajar. Ni yo soy superior a nadie y no creo que tú lo seas. Te deseo suerte, porque la vas a necesitar.