Los lazos que vienen unidos desde el cielo son muy difíciles de romper. Un lazo se puede amarrar de distintas formas, si no funciona de un modo funcionará de otro modo, lo importante es que no se suelte