Los que crié y mantuve, mi enemigo los acabó. Lm 2:22