Mira, oh Jehová, y ve que estoy abatida. Mira, oh Jehová, estoy atribulada, mis entrañas hierven. Mi corazón se trastorna dentro de mí. Oyeron que gemía, mas no hay consolador para mí. Se alejó de mí el consolador que dé reposo a mi alma.