Tú no me dejaste y yo no me fui, porque nuestros corazones jamás se dijeron adiós. Yo me llevé tu corazón y tú te quedaste con el mío. Nunca nos separamos, porque nuestras almas no se despidieron, permanecen unidas en un mismo sentimiento. Yo nunca me fui de tu lado, jamás te dije adiós. Estoy contigo. Veo cuando estás tirada en tu cama, yo estoy allí y me acuesto a tu lado, te miro a los ojos, acaricio tu cabello, tu carita y te doy un beso en la frente, me quedó así sin decir una sola palabra, porque te hablo con la mirada. Estar contigo es tan lindo, es tan bonito verte así...